Leatherman de pesca | Anécdota Juan José

Llévate siempre una Leatherman de pesca

El invierno pasado fui con mi hija mayor a pescar y me clavé un anzuelo, no podía andar porque lo tenia clavado en la rótula y al flexionar la rodilla me dolía bastante; gracias a mi hija que se acercó al coche y a mi navaja Leatherman que tenía en la guantera pude romper la punta del anzuelo y extraerlo completamente.

Al final ha quedado como una anécdota que siempre me recuerdan cuando voy de pesca.

 

¿Qué te ha parecido esta anécdota? Cuéntanos tu historia con el hashtag #LeathermanES

Descubre todas las Historias Leatherman Entra aquí